Jose Baena

martes, 30 de enero de 2018

Supuesto

Suponga usted que sabe lo que dice.

Que sus labios se mojaron alguna vez
con la verdad. Que sus dedos persistieron
la caricia no volátil. Que la venda de sus ojos
no tiene
pantallas por dentro.

Suponga.

Suponga que este problema importa.
Que la voz alzada puede
cambiar el curso. Que el curso
no es un descenso por la garganta.
Que el mar existe y es suyo
la sal no escuece es
un mar abierto.

Respire…

Suponga hondo.

Suponga que no se va
a morir mañana.


<< Listado de Entradas >>

0 comentarios:

Publicar un comentario